OTIC O’Higgins participa del cierre del piloto “Implementación del modelo de Capacitación Neozelandés en Chile”

Con gran convocatoria en la comuna de Frutillar, Región de Los Lagos, se llevó a cabo la ceremonia de cierre del piloto de implementación del modelo de capacitación neozelandesa aplicado en los subsectores frutícola y lechero.
Esta actividad se encuentra enmarcada en un acuerdo bilateral entre los gobiernos de Chile y Nueva Zelanda, es supervisada por el SENCE, ASL- NZ y para llevarla a cabo contó con el financiamiento de OTIC O’Higgins, Promaule y SOFOFA.
Tras haber sido certificados trabajadores de los sectores frutícolas de la V, VI y VII regiones, ahora tocó el turno a los aprendices e instructores del subsector lechero de las provincias de Osorno y Llanquihue donde se implementaron los paquetes formativos de Ordeña y Pastoreo.
El modelo de capacitación neozelandés vincula directamente las necesidades de los sectores productivos con la capacitación, a través de análisis de necesidades de los productores, la capacitación se realiza tanto en aula, como en el puesto de trabajo, se desarrollan paquetes de entrenamiento, evaluación de competencias, y  el aseguramiento de la calidad de la capacitación a través de un exhaustivo seguimiento.

Para el director Nacional de SENCESr. Pedro Goic,  destacó la cooperación entre Chile y Nueva Zelanda en materia de capacitación. “Ha sido una alianza muy productiva, adaptando el Modelo Neozelandés a la realidad chilena, que nos deja luces para mejorar nuestro sistema de capacitación. Es un sistema que tiene que estar modificándose permanentemente, porque aparecen nuevas tecnologías, nuevos desafíos y es lo que nos va a tocar enfrentar en los próximos años”expresó.

Para Rodrigo GuzmánGerente de OTIC O’Higgins“Se destaca el nivel de colaboración entre los actores públicos y privados para que esta iniciativa se pudiese llevar a cabo, nuestro OTIC aportó financiamiento y sumó la participación de algunos campos de empresas socias de la comuna de Pichidegua, como lo fueron SOFRUCO y MAX AGRO, cuyos trabajadores y jefaturas experimentaron satisfactoriamente la implementación de este modelo de capacitación, el cual entregó un componente de innovación, seguimiento y mejora continua, lo que a nuestro parecer, debiese replicarse y tener continuidad en el tiempo, sobre todo pensando que existe crecimiento de las personas y mejora de productividad asociado” concluyó.