OTIC O'Higgins

“La Pandemia También nos está Dando Oportunidades”

Luis Rosas Asenjo es Socio Director de WISEPLAN, empresa que trabaja en conjunto con nuestra Oficina Metropolitana. De destacada trayectoria como Consultor en Gestión Estratégica Personas y Head Hunting, reflexiona sobre capacitación y pandemia. Revisa la entrevista sobre capacitación aquí…

“La capacitación de ahora en adelante tiene que apoyarse en la tecnología de comunicaciones como canal, y en cuanto a fondo o finalidad, debe fomentar el desarrollo de habilidades en los trabajadores, ya que muchos de sus conocimientos han sido adquiridos desde su educación tradicional”, reflexiona Luis Rosas Asenjo, socio director de la empresa Wiseplan.

La consultora se especializa en selección de profesionales y ejecutivos y externalización de procesos de recursos humanos, como el outsourcing de remuneraciones, además de asesoría legal – laboral. Actualmente, trabaja con importantes empresas como Under Armour, Michael Kors, y Forever 21, entre otras.

En la actualidad, Wiseplan se relaciona con la Oficina Metropolitana de OTIC O´Higgins y “cuento con la asistencia y asesoría profesional que necesito, lo cual me tiene muy satisfecho”, menciona.

“Esta pandemia ha dejado de manifiesto el valor del trabajo desarrollado por personas y la importante función de los líderes de Recursos Humanos en las empresas” agrega el experto en esta entrevista sobre capacitación.

Para él, han sido los propios trabajadores quienes han mantenido, a través de distintos canales, la ejecución de sus labores incluso sacrificando tiempo personal.

“También mi aplauso para todas las áreas de Recursos Humanos, quienes rápidamente han reaccionado para cuidar a sus trabajadores de la amenaza sanitaria, generar ideas creativas para hacer eficientes sus dotaciones y jornadas de trabajo o también y muy lamentable, adecuando contratos de trabajo”, reflexiona en esta entrevista sobre capacitación.

¿De qué manera la pandemia ha impactado al mundo de la capacitación?

Creo que la pandemia también nos está dando oportunidades en materia de capacitación, ya que las empresas están fortaleciendo sus programas a través del uso intensivo de tecnología, como los webinars y talleres “Zoom”, por ejemplo.

La capacitación de ahora en adelante tiene que apoyarse en la tecnología de comunicaciones como canal, pero en cuanto a fondo o finalidad, debe fomentar el desarrollo de habilidades en los trabajadores, ya que muchos de sus conocimientos han sido adquiridos desde su educación tradicional.

Hay empresas que han tenido dificultades en esta pandemia ¿Qué consejos les daría?

Primero, entender que muchas cosas cambiarán y no volverán atrás, por ello es importante que nuestras áreas de capacitación vayan iniciando una estrategia para la transformación digital, que pongan acento en el desarrollo de habilidades de sus trabajadores, como autodirección, proactividad, colaboración, compromiso, etc., y muy importante, “re-capacitar” sobre el desempeño de nuestros líderes y cómo ayudarlos a adaptarse a las nuevas generaciones digitales.

Herramientas Digitales

¿Cuáles son las tendencias más efectivas en capacitación hoy en día?

Una fuerte tendencia en capacitación está relacionada con la adopción de nuevas formas  para lograr el aprendizaje en los trabajadores. A diferencia de lo que ocurría en el pasado cuando todo el entrenamiento ocurría en un horario específico, en una aula o institución externa, hoy los empleados tienen acceso a una gran cantidad de herramientas que les permiten llevar adelante su proceso educativo.

Es cada vez más frecuente el uso de herramientas web, como los Learning Management Systems (LMS), plataformas informáticas, los MOOCs, o cursos masivos abiertos y online, han comenzando a convertirse en canales para el aprendizaje.

¿Qué nuevas temáticas son útiles hoy para capacitar, dados los cambios sociales?

Creo que los títulos universitarios ya no son suficientes para el buen desempeño profesional, por ello, las empresas buscan desarrollar en sus equipos atributos como la innovación,  la creatividad y el dinamismo en los procesos para diferenciarse de sus competidores y evitar perder cuota de mercado frente a nuevas compañías con ideas más revolucionarias.

¿A qué desafíos se enfrenta la capacitación?

Un desafío fundamental para las organizaciones es medir la efectividad de sus proyectos formativos.  En simple, significa que a través de la capacitación se ayude a la empresa a obtener los resultados macros que se han establecido en su planeación.

Por último, las empresas deben entender que un proceso de capacitación efectivo hoy tiene que contemplar a la personalización y la flexibilidad en el acceso al conocimiento, como atributos principales. No todos los miembros de un equipo incorporan conocimientos y competencias de la misma manera y en el mismo plazo de tiempo. Cada persona tiene sus propios ritmos.

Estudio sobre Teletrabajo: Cambio de Paradigma

El cambio desde una oficina a la casa ha acarreado estrés e inquietud en los trabajadores, pero también ha probado que es posible trabajar a distancia con la misma o mayor productividad. El factor económico llevará a que muchas compañías mantengan el trabajo a distancia post pandemia, entonces, es mejor enfocarse en la adaptación. Revisa este estudio sobre teletrabajo

El análisis de la consultora multinacional de RR.HH. Randstad en el que participaron 800 trabajadores sostiene que el 51% señaló que su salud mental se ha visto afectada desde que se implementó el Teletrabajo.

Esto se agudiza en las personas de 25 a 44 años, entre las cuales el deterioro psicológico alcanza 77%; seguidas por aquellas de 45 a 54, con 17%; mientras que los jóvenes de 18 a 24 años; y los mayores de 55 suman el 6% restante.

En cuanto al tamaño de la empresa, el estudio sobre teletrabajo arrojó que el desgaste más considerable está en los colaboradores de firmas grandes, con un 47% de participantes que indica que su estado psicológico se ha visto perjudicado. En las medianas, 30%; mientras que en las pequeñas la cifra llega a 23%.

Al respecto, Natalia Zúñiga, directora de marketing & comunicaciones de Randstad, dice que “la gente se enfrenta a situaciones de estrés diario, como el encierro y la escasa movilidad física, el cuidado y la educación de los hijos, las labores del hogar, la dificultad para abastecerse de alimentos y medicinas, la preocupación por la salud de sus seres queridos; aparte del miedo a perder el empleo. Esto sin considerar factores como que el espacio sea el adecuado y que el acceso a internet, si es que lo hay, funcione correctamente para sobrellevar todo lo anterior”.

En relación esto, la investigación revela cuáles son las principales inquietudes que tienen los empleados desde el inicio de la pandemia.

En primer lugar se encuentra la angustia constante que genera la posibilidad de ser desvinculado debido a la compleja situación de la economía nacional (56%), seguida por el temor a contagiarse o a que se enferme algún familiar o amigo cercano (55%). Luego está el agobio que significa organizar el trabajo desde el hogar, cuidar a los niños y lidiar con las labores domésticas (35%); mientras que el miedo a la suspensión del contrato con la consecuente reducción del ingreso ocupa la cuarta posición (32%).

No obstante lo anterior, el 46% de los encuestados cree que seguirá teletrabajando una vez finalizada la pandemia, ya que sea a tiempo completo o algunos días a la semana. Y no cabe duda que así será, dijo Natalia. “El aislamiento preventivo obligó a muchas organizaciones a generar las condiciones para que sus colaboradores realizaran home office, por lo que es altamente probable que después de haber transitado esta experiencia, gran parte de las empresas no quiera volver a tener a todos sus empleados en la oficina sentados frente a un escritorio”.

Y es que los líderes de las organizaciones, ante la necesidad de reducir costos, apostarán por el teletrabajo, más aún luego de haber corroborado que no requieren basarse en el control de horas para asegurar la productividad de su fuerza laboral, haciendo que gane terreno la modalidad por objetivos”, enfatiza.

De hecho, según el estudio sobre Teletrabajo de Randstad, el 47% dice que su productividad se ha mantenido mientras desempeña sus funciones desde casa, el 31% sostiene que ha aumentado y el 22% reconoce que ha bajado.

“Una realidad que los nuevos líderes deben saber manejar, puesto que el teletrabajo mal gestionado puede tener un costo, que es perder la trazabilidad de las tareas del personal y con esto impactar algún indicador clave para la compañía”, dijo la especialista.

Y finalizó: “En este sentido, es fundamental priorizar la entrega de valor por sobre el número de horas de conexión y no solo medir, sino que también crear un entorno propicio para la productividad, es decir, generar un marco de trabajo en el que cada integrante del equipo entregue lo mejor de sí. Pero que también tenga la posibilidad descansar al planificar correctamente sus tiempos para evitar la saturación”.

Fuente: Diario de Concepción

¿Te pareció interesante el artículo de OTIC O´Higgins? Coméntanos en redes sociales (LinkedIn, FB o Twitter) o en info@otic.cl